Ver el pasado para proyectar el futuro

La amena presentación del libro La división de poderes de México. Entre la política y el derecho de Leticia Bonifaz Alfonzo, estuvo a cargo de la rectora Mtra. Carmen López-Portillo Romano, del Lic. Carlos Monroy Villalobos y el Lic. Adrián Michel Espino y se llevó a cabo el viernes 31 de marzo.

La rectora indicó que la Constitución de 1917 nace de una revolución con diferentes líneas de pensamiento, con contradicciones de la sociedad, que todavía no estaba conformada en nación. De modo que la Constitución de 1917 significó un pacto social que integró varias de las corrientes existentes, y en la cual se plasmaron derechos individuales y sociales. Después le cedió la palabra al Lic. Carlos Monroy Villalobos, Licenciado en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales del CIDE, con Maestría en Gobierno Comparado en la London School of Economics. Fue asesor de Manuel Camacho Solís. Ahora es presidente de Ala Izquierda AC.

Monroy afirmó que el libro en cuestión tendría que ser de texto, obligatorio para quien quiera entender el sistema político mexicano y cómo ha evolucionado. La obra no sólo da cuenta de la historia de la Constitución por sexenio, además con sencillez y claridad, hace un tratamiento de la división de poderes como si se tratara de un organismo vivo, que tiene interacción con las normas jurídicas, la sociedad, el ejercicio del poder y cómo afecta a la economía y a la sociedad.
El libro, afirma Monroy, explica con base en hechos reales cómo la Constitución se ha modificado a través de frenos, contrapesos, la influencia de los partidos políticos y los gobernadores.

La rectora reconoció que aunque las leyes plasmen un ideal a seguir, los factores políticos, económicos y sociales son los que marcan las pautas. De inmediato presentó al Lic. Adrián Michel Espino, Lic. en Ciencia Política por el ITAM y Mtro. en Derecho por la UNAM, con un posgrado en Especialización en Gobierno por la Universidad de California en San Diego.

Michel Espino afirmó que esta obra es necesaria para los tiempos que vivimos, pues logra aterrizar el análisis en la vida real. No sólo se aborda la teoría jurídica y política, sino que revisa de manera minuciosa lo que ha ocurrido desde la formación del sistema jurídico hasta el siglo XX. La Constitución se ha tenido que modificar de acuerdo al transcurrir de los tiempos. El libro analiza de manera magistral esos cambios porque combina la teoría, la academia, la investigación con la experiencia directa de Bonifaz, quien ha trabajado en los tres poderes de la unión, de modo que conoce de primera mano su funcionamiento.

Además del análisis, la obra plantea una serie de recomendaciones para que se rindan cuentas en efecto y no sólo en papel, señala las debilidades y los puntos en los que se tendría que ser más enérgico para que las leyes se respeten.
Michel Espino resaltó el análisis agudo que hace la autora en cuanto a temas como la expropiación petrolera, el EZLN, el juicio a Luis Echeverría por los eventos ocurridos en 1971, a los Amigos de Fox.

Antes de cederle la palabra a la autora, la rectora afirmó que la Constitución fue diseñada para una política de masas y poco a poco tuvo que adaptarse, primero a un sistema capitalista y luego a uno neoliberal.

Leticia Bonifaz Alfonzo tomó la palabra para narrar su interés personal en la política. Recordó que mientras José López Portillo era candidato a la presidencia de la República; su papá era candidato a la presidencia municipal de Comitán. La primera vez que López Portillo visitó Comitán, el papá de Bonifaz ofreció su primer discurso. Recordó que el candidato a la presidencia habría hecho alusión a los cielos de Comitán, por lo que al discurso se le agregó un párrafo a ese respecto, mismo que tuvo que ser eliminado; pues cuando al fin llegó el gran día, el cielo estaba completamente nublado.

A pesar de que uno de sus maestros le recomendó estudiar algo relacionado con las ciencias, porque era muy buena en matemáticas, Bonifaz prefirió estudiar Derecho, pues desde niña le gustaba lo que hacía su papá. Recién egresada de la universidad, tuvo la oportunidad de trabajar en presidencia, su labor consistía en hacer decretos, tarea que disfrutó mucho. Sin embargo, la segunda etapa en presidencia ya no resultó satisfactoria, porque los decretos no se realizaban con fundamentos, sino simplemente bajo órdenes presidenciales. Lo cual le hizo sentir frustración y desencanto, y fue tal la tensión que le generó que pensó que únicamente tendría dos opciones: escribir o ver un psiquiatra. Su oportunidad llegó en vísperas del centenario de la Constitución de 1917, cuando el Ministro José Ramón Cossío Díaz citó a 12 personas, entre ellas a Bonifaz, para invitarlos a escribir acerca de dicho centenario.

Trabajo y disciplina, así define Bonifaz su proceso de escritura. Por otro lado tuvo acceso a archivos y documentos que le ayudaron a realizar un análisis certero de los cambios en la Constitución y en los poderes. Poco a poco armó el rompecabezas que dio origen al libro, en el camino se dio cuenta de que debía abarcar todos los periodos presidenciales, para dar cuenta de los avances y retrocesos, del contexto y las circunstancias que generaron los cambios. La autora afirma que disfrutó la elaboración del libro, cuyo objetivo fue ofrecer una aproximación histórico-política que integrara los tres poderes para tener un amplio panorama de los hechos. En resumidas cuentas, este libro pretende ver el pasado para tratar de proyectar el futuro.