SLOW FOOD: Movimiento eco gastronómico para una revolución alimentaria ¿Puede la comida lenta cambiar a un mundo acelerado?

Por Sabina Sánchez León.
Gastrónoma.
 

En un mundo donde todo es prisa y el tiempo es más escaso, ¿dónde hemos dejado a la comida? ¿en una cajita feliz?
 
No es novedad saber que la denominada comida rápida ha engullido a una sociedad hambrienta dejando a su paso serias consecuencias a la salud, en el detrimento del medioambiente, en la pérdida de las tradiciones, productos y prácticas locales culinarias, así como en el empobrecimiento de la economía y de la cultura de comunidades y naciones enteras. Aún así, persisten argumentos como "No hay tiempo para cocinar" (a menos que te dediques a ello), "no hay tiempo para comer bien, menos aún para saber qué es lo que como y de dónde proviene", "¿a quién le interesa eso? siempre y cuando haya algo para matar el gusano del hambre, sepa rico y sea barato". Soluciones instantáneas para problemas cotidianos, pero ¿es en realidad la comida rápida la única respuesta a las necesidades actuales? Sin duda es la predominante en el mercado, lo que lleva a ¿cuál es el verdadero costo que pagamos por esos alimentos "accesibles y baratos"?, ¿de veras es más barato?
 
Cuando se habla de comida rápida se piensa instantánea y únicamente en marcas de hamburguesas, pizzas y demás comida chatarra, pero en realidad este tipo indiscriminado de consumo es mucho más amplio e involucra varios productos y factores. No sólo hay prisa para comer, también lo hay para producir y vender. Es cierto, la demanda de alimento es muy grande, pero más aún lo es la industria alimentaria ficticia: quesos que son más plástico que lácteo, chocolates puros en grasa y no en cacao, verduras y cárnicos alterados La lista es muy larga y la alimentación pobrísima. Casi todo lo que encontramos en los supermercados o tiendas de autoservicio ha sido alterado (no siempre para bien) y además de manera engañosa. Si esto sólo fuera mera cuestión de gusto personal, de preferencia por ciertos sabores o características sensoriales, quizá no habría problema, al fin y al cabo para eso existe el libre albedrío alimentario. Sin embargo, la oferta industrializada es tan dominante que se vuelve un problema mayor: en realidad no somos tan libres a la hora de comprar y comer, debido a que es ella (la industria) la que regula y determina qué y cómo lo comemos, dejándonos muy pocas opciones y muchos daños.
 Basta con ver los índices alarmantes de obesidad y diabetes en los mexicanos emitidos por la Secretaría de Salud, o la dependencia alimentaria que vive nuestro país (el 80 por ciento de las semillas en el mundo son propiedad de cinco multinacionales); el abandono al campo y la creciente migración (caso Arturo Rivas, productor de manzana de Chihuahua que tuvo que malbaratar su fruto a causa de la competencia con la manzana americana que se prioriza en los supermercados); las miles de denuncias de crueldad animal en la producción actual de cárnicos y sus derivados. En fin, esta lista también es extensa y criminal, porque atenta directamente contra la calidad de vida de todos sin beneficiar, incluso, a nuestros bolsillos (si sumamos los efectos secundarios que conlleva el precio aparentemente más accesible de lo industrializado, resulta que el costo es bastante alto).

Pero no todo es responsabilidad de la industria, de hecho, buena parte es nuestra. En gran parte por contribuir con el consumo regular y continuo, en ocasiones desmedido, pero sobretodo por nuestra indiferencia. Si te gusta comer, entérate; si te gusta cocinar, piensa: ¿qué pasará el día que el campo se rinda y pierda toda su riqueza y variedad? La solución a este panorama no es fácil ni inmediata, pero tampoco imposible. La apuesta es recuperar nuestra comida lenta, tradicional, y volverla factible a nuestro actual ritmo de vida.

Cada vez somos menos los conformes y más los que deseamos encontrar y crear resultados positivos para nuestra cultura culinaria. Una prueba de ello es Slow Food. Fundada en Italia en 1989 por un grupo de gastrónomos encabezados por Carlo Petrini, esta asociación ecogastronómica sin ánimo de lucro cuenta hoy en día con más de 100.000 miembros en todo el mundo.

Slow Food es un movimiento internacional, con voz y acción también en México, que busca contrarrestar la fast food y la fast life, impedir la desaparición de las tradiciones gastronómicas locales, combatir la falta de interés general por la nutrición, por sus orígenes y sabores; generar consciencia de las consecuencias de nuestras opciones alimentarias. Todo ello a través de una filosofía y línea de acción clara y directa: queremos alimentos buenos, limpios y justos.


Slow Food no es, como algunos piensan, una asociación elitista que únicamente reúne a los amantes de la buena comida (chefs, restauranteros y gourmands). Representa una concepción mucho más amplia: es un frente social que gestiona propuestas/?proyectos reales a través de un enfoque de trabajo dividido en tres grandes rubros: a) la defensa de la biodiversidad (salvaguarda y procura la variedad de productos nativos, la defensa del campo y de una agricultura que no destruya el medio ambiente. Cuenta con una Fundación especial); b) la educación alimentaria en todos los sectores y niveles (en lo profesional cuenta con la Universidad de Ciencias Gastronómicas) y c) la construcción de redes que relacionen a productores con co-productores locales.
 
Hoy Slow Food te invita a incorporarte a esta misión que nos compromete a todos. Si quieres conocer más de Slow Food ingresa a: http://www.slowfood.com o puedes seguirlos en su perfil de Facebook.
 
 



Cítanos.

Sánchez León, Sabina, "SLOW FOOD: Movimiento eco gastronómico para una revolución alimentaria
¿Puede la comida lenta cambiar a un mundo acelerado?", Claustronomía. Revista gastronómica digital, Universidad del Claustro de Sor Juana, México, D.F., 2014, <www.claustronomia.mx>.

Más investigaciones

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Prev Next
5 pasos para ser un restaurante sustentable

5 pasos para ser un restaurante sustentable

Nancy Durán.Gastrónoma.   Hoy en día, los restaurantes están optando por procesos amigables con el medio ambiente. Arthur Potts Dawson en su TedTalk A vision for sustainable restaurants explica cómo ser un...

Investigación

LEER MÁS
Amor por la nutrición: Gisela Núñez Fritsche

Amor por la nutrición: Gisela Núñez Fritsche

Nancy Durán.Gastrónoma.   Gisela Núñez Fritsche es licenciada en Nutrición y tiene más de 30 años de experiencia. Hace menos de un año, en octubre de 2017, empezó a trabajar en el...

Investigación

LEER MÁS
Placeres muy dulces

Placeres muy dulces

Ximena García Vargas.Gastrónoma.    Y entonces los miras, quieres probarlos, pero la culpa te invade, sabes que con comer sólo uno no es suficiente, si bien dicen que poco dura el dulce...

Investigación

LEER MÁS
Desperdicio de alimentos antes de llegar a la mesa

Desperdicio de alimentos antes de llegar a la mesa

Nancy Durán.Gastrónoma.   Debemos dejar a un lado los criterios forma y tamaño para descartar alimentos. Este tipo de consideraciones sólo contribuyen a incrementar el desperdicio de comida, más cuando tenemos cifras...

Investigación

LEER MÁS
Confitería mexicana: dulce tentación

Confitería mexicana: dulce tentación

Jesús Guadalupe Martínez.Gastrónomo.   México se ha caracterizado por tener una gastronomía auténtica. Los procesos culturales por los actuales ha atravesado a lo largo de su historia, le ha permitido crear una perspectiva...

Investigación

LEER MÁS
¿Cómo catar una cerveza?

¿Cómo catar una cerveza?

Nancy Durán.Gastrónoma.   La cerveza obscura, clara y campechana, son bebidas amadas por la mayoría de las personas alrededor del mundo. Según Ricardo Muñoz Zurita en su diccionario gastronómico Larousse, la cerveza...

Investigación

LEER MÁS
El beber llama: la cerveza, estilos y variedades

El beber llama: la cerveza, estilos y variedades

Jesús Guadalupe Martínez.Gastrónomo.   Chela, cheve, caguama, birra, “unas frías” o como quieras llamarle. Su elaboración puede ser muy diversa, lo que permite adaptarse a cualquier paladar, desde los muy refinados hasta los...

Investigación

LEER MÁS
Tendencias de panadería en México y el mundo

Tendencias de panadería en México y el mundo

Jesús Guadalupe Martínez.Gastrónomo.   Al son de “Panadero con el pan, el panadero con el pan” en la película !Ay amor, cómo me has puesto! (1951) Tin Tán nos representa la vida de...

Investigación

LEER MÁS
Todo lo que debes saber sobre el aceite de oliva

Todo lo que debes saber sobre el aceite de oliva

Nancy Durán.Gastrónoma.   Respondemos cinco preguntas que todo amante de la gastronomía debe saber sobre uno de los ingredientes más antiguos y saludables de la humanidad: el aceite de oliva. ¿Qué es el...

Investigación

LEER MÁS
Chocolate: El regalo de los dioses en decadencia

Chocolate: El regalo de los dioses en decadencia

Jesús Guadalupe Martínez.Gastrónomo.   Probablemente se estén preguntando ¿Pero de qué habla este tipo, el chocolate mexicano es de gran calidad? Eso podría cuestionarse, sin embargo lo que no está en tela de...

Investigación

LEER MÁS
¿Cómo se vive México en el extranjero?

¿Cómo se vive México en el extranjero?

Regina González Juárez.Gastrónoma.   Me di a la tarea de buscar a personas que viven en el extranjero pero que son mexicanos; esto con el fin de saber cómo le hacen viviendo...

Investigación

LEER MÁS
Talento mexicano: Gabriela Ruíz

Talento mexicano: Gabriela Ruíz

Regina González Juárez. Gastrónoma.   Buenas tardes Gaby, muchas gracias por recibirme y otorgarme unos minutos de tu tiempo. Esta es una pequeña entrevista para la revista Claustronomía que es parte de la...

Investigación

LEER MÁS
El jitomate: una historia del odio al amor

El jitomate: una historia del odio al amor

Ximena García Vargas.Gastrónoma.   ¿A qué sabría una lasaña sin salsa pomodoro? ¿Un Bloody Caesar sin clamato? ¿Una pizza sin jitomate? El jitomate es tan común en nuestra vida diaria que pocas...

Investigación

LEER MÁS
La importancia de un buen servicio

La importancia de un buen servicio

Ximena García Vargas.Gastrónoma.    Hay momentos en la vida en la que uno va saliendo de un restaurante y le acompaña una extraña sensación de incomodidad, que nos pide a gritos no...

Investigación

LEER MÁS
Las especias, el enigma de Oriente

Las especias, el enigma de Oriente

Ximena García Vargas.Gastrónoma.    Cuando le piden a uno nombrar un producto de valor, generalmente nuestros pensamientos se desvían a cosas como el oro o los diamantes y es poco probable que...

Investigación

LEER MÁS